¿Cómo leer las etiquetas de información nutrimental?


Mariana Fonteboa
TT @Barbie_runner

Las etiquetas de información nutrimental son una herramienta que nos permite conocer no sólo el número de calorías que contiene un producto, sino el tipo de grasas y su cantidad así como el número de carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales.

En algunos países, incluso, no se permite la comercialización de alimentos empaquetados si no contienen este tipo de etiquetas, por lo cual, su uso está cada vez más generalizado en el mundo entero. Sin embargo, ¿Qué hay detrás de la información?, ¿existe algún truco?, ¿sabes descifrar su código?

Esta última pregunta es la más difícil, pues aunque cada vez más personas se preocupan por saber lo que comen, son pocas las que entienden la información que declara una etiqueta y es que en México, por ejemplo, esta herramienta resulta difícil de interpretar.

Saber leer las etiquetas de información nutrimental no sólo beneficia a quien lleva una dieta, pues también son útiles si deseas llevar una vida más saludable.

Entre los corredores existe la idea muy extendida de que podemos comer de todo, pero no es así. Al igual que ocurre en las demás personas si comes más calorías de las que quemas, engordarás, aunque corras. Además una hora de ejercicio al día no compensa 24 horas de malas decisiones, es por ello que, aunque creas que eres saludable es necesario que también aprendas a leer las etiquetas nutrimentales, más aún cuando sabes cuánto tiempo y esfuerzo se necesita para quemar los alimentos.

Como-leer-las-etiquetas-de-informacion-nutrimental

Un envase puede contener varias porciones; lo que multiplica sus calorías.

Estos son los aspectos a los que les debes poner atención:

Tamaño de la porción: no sirve de nada que examines la cantidad de calorías, grasa o sodio del paquete si no verificas el tamaño de la porción, pues muchas veces un alimento tiene varias porciones. El tamaño de la porción siempre se basa en cuánto se debe ingerir en una comida. Un envase puede contener varias porciones, por lo que si dice 100 calorías por porción y el envase tiene 4 porciones, serán 400 calorías.

Cantidad por porción: cada alimento contiene calorías, grasas, sodio, vitaminas minerales, fibra, colesterol, azúcar, etc. Verifica la cantidad que contiene de cada uno de esos nutrientes.

Contenido energético o calorías: proceden de las grasas y los carbohidratos. Consulta a un nutriólogo para que sepas exactamente cuántas calorías necesitas al día. Recuerda que si te excedes se almacenen en tu cuerpo en forma de grasa.

Grasa: las calorías provenientes de esta fuente de energía no deben superar el 30% de tu ingesta diaria. Un gramo de grasa contiene 9 calorías, así que se debe tener cuidado en la cantidad que se consumen. Además las grasas se dividen en diversos tipos y no todas son saludables.

a) Polinsaturadas: es el mejor tipo de grasa que se puede consumir, pues reducen el colesterol malo. No siempre están especificadas en la etiqueta así que puede ser que en algunos productos no la encuentres, pero eso no significa que no estén contenidas en éste.

b) Monosaturadas: son buenas grasas, su consumo no debe exceder el 15%

c) Saturadas: son peligrosas para la salud cuando se abusa de su consumo, por lo general están presentes en productos de origen animal. El consumo recomendado es de menos del 10%.

d) Trans: son las peores para la salud y deben evitarse a toda costa. Se originan de grasas vegetales que son hidrogenadas de manera artificial para lograr que tengan mejor sabor y consistencia, en principio se creyó que eran más saludables, pero ahora, la ciencia médica ha descubierto lo contrario.

Como-leer-las-etiquetas-de-informacion-nutrimental

Existen diversos tipos de grasa, debes prestar atención a cuál está contenida en el producto que vas a comer.

Colesterol: se trata de una sustancia particularmente importante. Debe estar presente en el organismo, pero no debe elevarse mucho porque produce problemas cardiacos.

Porcentaje de recomendación diaria: estas cifras informan acerca de la cantidad de calorías recomendadas en la dieta diaria, las cuales varían de persona en persona, por ello debes preguntar a tu medico sobre la dieta que llevas, para que te proporciona el número exacto de calorías que debes consumir.

Sodio: aunque realza el sabor de las comidas, el sodio en grandes cantidades afecta la salud cardiovascular. Para que un producto se considere bajo en sodio debe tener 104 mg por porción.

Carbohidratos: son los compuestos más importantes en la nutrición humana. El 55% de las calorías necesarias en la dieta diaria debe provenir de ellos. Aportan 4 calorías por porción, pero es importante que verifiques si contienen fibra y no muchos azúcares.

Proteínas: se necesitan para ayudar al funcionamiento de los músculos y se dice que cuando un producto declara contener 5 g, es una buena fuente de estos nutrimentos.

Vitaminas y minerales: estos nutrientes se expresan en porcentajes sobre dietas de 2 mil calorías. Si un producto supera el 20% de la ingesta diaria recomendada se considera una buena fuente. Ten cuidado con creer que todos debemos comer 2 mil calorías; esto depende de nuestra edad, sexo y grado de actividad diaria; pregunta a tu nutriólogo.

No todos los productos declaran todos estos componentes, pues las leyes mexicanas, por el momento, sólo obligan al fabricante incluir la etiqueta y ellos son quienes deciden qué declarar, por ello es que algunos productos sólo dan el porcentaje total de grasas sin desglosarlas por tipo.

Aún con ello, entender el etiquetado nos ayuda a conocer qué es lo que nos llevamos a la boca y sin duda, es una buena forma de elegir nuestros alimentos.

 


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario