Corredores adictos a las endorfinas


Por Mariana Fonteboa
TT @Barbie_runner

¿Te has sentido ansioso, molesto o triste cuando dejas de correr? Aunque no lo creas se trata de una reacción de abstinencia a la que se enfrenta tu cuerpo tal como si lo privaras de una poderosa droga. En realidad tu afición a correr te ha convertido en un adicto. ¡Averigua por qué!

Entre nuestros amigos corredores, muchas veces hemos dicho o escuchado que simplemente no podemos dejar de correr y que al hacerlo estamos irritables o tristes. Somos corredores adictos. La adicción a correr no está catalogada como tal en los manuales de diagnóstico clínico, explica el psicólogo experto en adicciones José Antonio Molina. A pesar de su falta de reconocimiento oficial, “sí se puede afirmar que es una realidad”. Se trata de una adicción a una sustancia llamada endorfina.

El 18% de las personas que practican ejercicio físico con asiduidad son adictas.

Las endorfinas son hormonas producidas por el cerebro que se activan en situaciones límite de felicidad o dolor, su función es liberarnos del dolor físico y producir un estado mental de euforia, felicidad y relajación. Algunas personas son capaces de liberar más cantidad de endorfinas que otras pero todos podemos usarlas para sentirnos bien y felices con la vida, tan sólo tenemos que activarlas.

Aumenta tus endofinas y sé un corredor feliz

Aumentar la producción de endorfinas es realmente fácil, de hecho, tú lo haces todos los días al salir a correr. El ejercicio es el productor rey de endorfinas y al mismo tiempo la mejor herramienta para liberarlas y sentirnos mejor. Esto se debe a que después de someter a nuestro organismo a la práctica de una actividad intensa la parte derecha del cerebro (responsable de las emociones) predomina sobre la izquierda (la razón o la lógica) y eso hace que nos sintamos mejor.

Además, el deporte incrementa la autoestima y la confianza en uno mismo.

Varios estudios han descubierto que el pesimismo, la depresión y los estados de tristeza se deben, en parte, a la baja producción de endorfinas; mientras que los niveles altos están asociados al optimismo.

Existen más de 20 tipos de endorfinas distribuidas por todo el cuerpo, algunas de ellas, incluso, regulan el sistema inmunológico y esa es la razón por la cual las personas que hacen ejercicio son menos propensas a padecer enfermedades infecciosas. Otra de sus funciones es regular el apetito.

Sé feliz todos los días

Cuando corres generas una buena cantidad de endorfinas, por ello es que te mantienes alegre durante todo el día, sin embargo existen otras formas en que puedes generar esta hormona de la felicidad:

Relaciónate. Tener amigos o pasar tiempo con la familia es una forma de liberar endorfinas y deshacernos del estrés. Una buena manera de lograrlo es dándote espacios en la semana para pasar con los tuyos. Invita a un amigo a correr y así ambos podrán relajarse, platicar y liberar endorfinas.

Ríete. La risa es la mejor manera de mantenernos saludables. Todos los músculos del cuerpo se activan cuando reímos, la caja torácica se expande y aumenta nuestra capacidad pulmonar, lo que nos da una mayor oxigenación, además se generan endorfinas que incluso pueden aliviarte del dolor. Es por ello que muchas corrientes médicas afirman que el optimismo ante la enfermedad puede llevar a curarnos más rápido.

Enamórate. Las neuronas desencadenan una serie de sustancias responsables del enamoramiento, entre ellas las endorfinas, que producen la sensación de bienestar tan común cuando estamos enamorados.

Haz el amor. Tras el orgasmo, las endorfinas que se liberan actúan como analgésicos naturales y nos producen una sensación de bienestar extrema.

Escucha música. El Jounal of the American Medical publicó los resultados de un Estudio que asegura que la música aumenta las endorfinas de los enfermos, disminuyendo la necesidad de tomar endorfinas. Además de que ayuda a distraernos del dolor físico y emocional.

Sabías que…

En la década de los 70, un grupo de científicos identificó unas sustancias producidas por el sistema nervioso central capaces de generar estados de euforia. Se les llamó endorfinas pues se producen dentro del organismo (endógeno) y tienen un poder parecido al de la morfina, es decir, nos liberan del dolor.

¡Pero cuidado!

Estas drogas “naturales de la felicidad” te pueden enganchar, pues provocan una especie de dopaje, de ahí que cuando dejamos de hacer ejercicio por periodos largos, nos sentimos irritables y ansiosos.

Tú, ¿Eres adicto a la endorfina?


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario