Correr al aire libre es mejor


Por Marisol Pérez

Cada día hay más corredores en las calles, los parques y las pocas montañas que quedan alrededor de la Ciudad de México. No sólo es por que resulta más entretenido que estar bajo techo; sino también por los beneficios que aporta a la salud no se pueden replicar en una cinta de correr o una bicicleta estática.

Si tu objetivo es bajar de peso es más probable que lo logres si corres al aire libre que en un gimnasio. El ejercicio en exteriores es más intenso y conlleva un mayor gasto energético debido a cambios en el terreno o a factores como el viento, la lluvia, el frío o el calor, sostienen diversos estudios.

No solo es bueno para el cuerpo, también para la salud mental: un estudio publicado por la Universidad de Essex (Reino Unido) evidencia que correr o hacer ejercicio en la naturaleza mejora el autoestima. Otra investigación anterior llevada a cabo por la Universidad Peninsula de Medicina y Odontología (en Plymouth, Reino Unido) publicado en la revista Environmental Science & Technology relacionaba el deporte al aire libre con una mayor sensación de energía y actitud positiva, al tiempo que disminuía la tensión, la confusión, la ira y la depresión en los sujetos que participaron en el experimento.

Si tu objetivo es bajar de peso, correr al aire libre es la mejor opción.

Si tu objetivo es bajar de peso, correr al aire libre es la mejor opción.

Por supuesto la mejor de las ventajas es que ¡es gratis! Puedes correr los 365 días del año y es accesible a todos, tanto si viven en grandes como en pequeñas ciudades, de interior o costeras.

Un parque, el monte, la playa, el paseo marítimo o una vía verde… Estos lugares ofrecen el entorno perfecto para correr; pero hay que tener en cuenta el tipo de superficie en donde se realice. Las aceras y el asfalto son los lugares menos recomendables para correr, ya que es más probable acabar con dolor en las rodillas y tobillos. Siempre es más aconsejable hacerlo por una superficie lisa y suave, como un sendero con pasto o tierra.

¿Y en la playa? Para evitar lesiones es conveniente realizar carreras cortas, siempre por una zona donde el suelo sea liso y sin inclinaciones. Por otra parte, el calzado también es clave para correr. Debe sujetar bien el pie y proporcionar la amortiguación necesaria para este ejercicio. Elige el tenis adecuado según tu pisada y el terreno en donde vayas a correr, esto es particularmente importante si vas a la montaña, algo cada día más popular con el trailrunning.

Consejos antes de correr al aire libre

correr al aire libre

No te olvides de mantenerte hidratado.

La Clínica Mayo ofrece una serie de recomendaciones para tener en cuenta cuando corras al aire libre:

1.- Conoce tu capacidad física: si nunca has corrido o estás en baja forma conviene tener un cuidado especial y no forzar o abusar del ejercicio, es preferible aumentar gradualmente la duración y la intensidad de los entrenamientos para evitar lesiones.

2.- Ponte protector solar: sea verano o invierno, es aconsejable aplicarse crema protectora en la cara y otras partes del cuerpo expuestas a la luz natural.

3.- Evita el sol de mediodía: es recomendable ejercitarse por la mañana o por la noche, cuando la temperatura es más baja, así como en zonas donde haya sombra.

4.- Mantente hidratado en todo momento: conviene beber agua antes, durante y después del ejercicio. Al contrario de lo que pudiera parecer, no es aconsejable ingerir bebidas como zumos o refrescos durante el ejercicio, ya que contiene más de un 10% de carbohidratos (azúcares) que no se absorben correctamente. También conviene prestar atención a las bebidas isotónicas y no abusar de ellas si vamos a practicar algún tipo de ejercicio durante menos de una o media hora. Este tipo de bebidas contienen menos de un 8% de carbohidratos, pero abusar de ellas puede tener un efecto contraproducente al aportar calorías extra. Si bien es cierto que estas bebidas ayudan a reponer las sales y minerales que se pierden a través del sudor, en realidad con una dieta saludable sería suficiente para el cuerpo.

Evita la contaminación: combinar ejercicio y aire contaminado incrementa el potencial de padecer algún problema de salud, ya que durante una actividad aeróbica se inhala más aire. Además, la mayoría de las personas respiran por la boca, con lo que el aire que entra en el cuerpo no pasa por los conductos nasales, encargados de filtrar partículas contaminantes del aire. De ahí que sea poco recomendable hacer deporte al aire libre si los niveles de contaminación son altos, habitualmente a mediodía o por la tarde. También habría que evitar las zonas donde la contaminación es mayor, como en avenidas muy concurridas. Antes de correr te recomendamos que revises la calidad del aire, puedes hacerlo con apps especializadas. También es importante que, en caso de Contingencia ambiental, evites correr, te explicamos todo en la entrevista que le realizamos al Doctor Gerardo Vázquez Villarreal.

.

 


Acerca de Marisol Pérez

Actualmente estudia la carrera de Comunicación en la FES Acatlán, de la UNAM. Piensa especializarse en periodismo escrito. Es una corredora recretiva que ama la libertad. Aunque por lo pronto no ha corrido ninguna carrera, el equipo de ByRunners se encuentra convenciéndola de que lo haga. En sus ratos fuera de la escuela investiga y redacta para este sitio.

Dejar un Comentario