Correr después de tomar alcohol


¿Qué pasa en el cuerpo cuando, después de tomar alcohol una noche antes, una persona sale a correr? Existen ciertas consecuencias a la salud, ¡Conócelas y aprende a combinar el alcohol con el deporte! 

Podríamos imaginarnos a un corredor como una persona disciplinada que cuida lo que come y lo que bebe para que su cuerpo funcione bien durante sus entrenamientos, pero en la práctica, no es así. Muchos corredores se alimentan de forma inadecuada, asegurando que correr les ayuda a “quemar las calorías extra”. Otros tantos son capaces de salir a correr después de una noche de alcohol.

Si bien correr no está peleado con tomar alcohol de vez en cuando (una copa de vino o una cerveza, por ejemplo), es importante tomar en cuenta que beber antes de una competencia puede tener consecuencias; de la misma manera que salir a un entrenamiento después de una noche de copas, algo sumamente común en el denominado Maratón Guadalupe Reyes.

¿Por qué es malo correr después de tomar alcohol?

El alcohol te deshidrata, esta es la verdadera razón por la cual al día siguiente se tiene cruda o resaca; pero aunque no tomes tantas copas y no la sientas, la verdad es que pierdes líquidos al beber alcohol y si sales a correr, puedes favorecer lesiones relacionadas con el calor: calambres, agotamiento o insolación.

Beber alcohol en exceso también produce una pérdida mayor de vitaminas y minerales esenciales para el adecuado desempeño deportivo como el potasio, magnesio, fósforo y calcio.

Por si fuera poco, aumenta los niveles de triglicéridos y por lo tanto empeora la circulación sanguínea, aumentando el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Si combinas el exceso de alcohol continuamente con tus entrenamientos, lejos de favorecer a tu corazón, lo estás afectando. Por si fuera poco, el exceso de alcohol puede llevar a la pérdida ósea, lo que favorece la fragilidad de los huesos.

Por último, el alcohol disminuye el rendimiento, reduce la fuerza y la potencia, y altera los movimientos normales requeridos para el adecuado desempeño físico. Además influye negativamente sobre la composición corporal reduciendo la masa muscular y aumentando la grasa corporal.

¿Puedo tomar, entonces?

Sí, el alcohol en cantidades moderadas no está peleado con correr o con la realización de otra actividad física, una o dos copas es lo recomendado para preservar la salud.

Si tienes programada una competencia o un entrenamiento fuerte, lo mejor es que consideres no ingerir alcohol o al revés, si ingieres alcohol, no compitas o entrenes fuertemente. Es mejor dejar un día de descanso a sufrir consecuencias.


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario