Correr en la playa: beneficios y recomendaciones


Por Mariana Fonteboa
TT @Barbie_runner

Correr por la playa es uno de los ejercicios más divertidos y relajantes que podemos hacer en las vacaciones, por eso no es raro encontrarnos a tanta gente que lo hace por la mañana y por la tarde. Sin embargo, son pocos los que conocen los beneficios (y los inconvenientes) de correr en la playa. ¡Te damos detalles!

La playa puede ser un paraíso para correr, pues fortalece nuestro cuerpo y nuestra mente ya que es un plus la sensación de frescura que proporciona la brisa marina y el sonido de las olas.

Como se trata de un lugar en donde hace mucho calor, correr en la playa implica levantarse un poco más temprano, aunque estés de vacaciones, pero este esfuerzo se verá compensado cuando, al estar en la playa observes el amanecer y el tranquilo vaivén del mar mientras vas corriendo o caminando.

Beneficios de correr en la playa

Al correr por la arena se fortalecerán tus tobillos, lo que te ayudará a evitar lesiones. También trabajas las piernas con mayor intensidad de la que lo harías en otro terreno. Tus piernas ganarán fuerza. Al tratarse de una superficie suave irás más lento, pero tus piernas necesitarán un poco más de fuerza para andar.

  • Mejora la respiración gracias a la temperatura, a la humedad y a la baja presión del ambiente que facilita la recepción de oxígeno por parte del organismo.
  • Quemas más calorías debido a la presencia del yodo en la arena y en el ambiente. Se estimula la glándula tiroides facilitándose la quema de calorías.
  • Si corres descalzo (aunque te costará más trabajo), la arena es un exfoliante natural. Al correr se incrementa la fricción de nuestras piernas con la arena por lo cual puedes terminar tu entrenamiento con la piel más suave.
  • La arena amortigua mejor el impacto de tu pie.
  • Trabajarás cuadriceps, glúteos, pantorrillas y columna vertebral.

¡Aguas con los riesgos!

Correr en la playa: beneficios y recomendaciones

Correr descalzo es aconsejable y placentero, pero tiene un riesgo, podrías encontrarte con objetos sobre la arena que lesionen tus pies.

Por otro lado, si tienes problemas articulares o debilidad en los tendones, evita la arena.  La mayoría de las orillas de las playas no son firmes, suelen tener desniveles que obligan a forzar una pisada antinatural que puede desencadenar en lesión.

Si has tenido algún tipo de lesión en la rodilla, también deberías evitar correr por la arena.

Evita correr por la arena si has sufrido algún tipo de lesión reciente los últimos 3-5 meses en rodillas o tobillos, podrías recaer.

Corriendo por la playa se trabaja a mayor intensidad puesto que se gasta más energía que en otra superficie, de manera que no intentes seguir el mismo ritmo y no corras a las mismas velocidades a las que lo haces habitualmente, puesto que notarás una mayor fatiga muscular y bajarás tu rendimiento con mayor antelación. Evita los excesos de esfuerzo en la playa ya que tus músculos se sobrecargarán.

Las altas temperaturas y la humedad complican el desarrollo de los ejercicios aeróbicos e incluso aumenta el riesgo de deshidratación, por lo que es absolutamente necesario que lleves agua.

Asegúrate de llevar protección solar si no quieres terminar quemado, la mejor opción es correr a primeras horas de la mañana -de 6h a 9h- y no a mediodía con las altas temperaturas y con la cantidad de domingueros que te perjudicarán la carrera.

Recomendaciones:

  • Usa tenis. Aunque correr sin zapatos puede ser muy placentero, no lo hagas, podrías encontrarte con objetos sobre la arena que lesionen tus pies.
  • Corre de las 6 de la mañana a las 10, para evitar los rayos UV.
    Toma un desayuno ligero.
  • Usa bloqueador solar especial para deportistas, pues aún con el sudor, no se elimina.
  • Lleva agua para rehidratarte.
  • Utiliza lentes oscuros para proteger tu vista.
  • Procura llevar ropa muy ligera, ya que entrarás en calor mucho más rápido.
  • Lleva gorra o visera para protegerte del sol.
  • Recuerda parar cuando tu cuerpo lo pida.
  • Al final de tu sesión, quítate los tenis y camina un momento descalzo, esto te puede ayudar a bajar tu ritmo cardiaco y a exfoliar tus pies. Luego mete tus pies al mar y por último haz tus ejercicios de estiramiento. Relájate y disfruta la hermosa experiencia que acabas de vivir, ¡sin duda la recordarás y querrás repetirla!

 


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario