Cosas que debes saber antes de correr un maratón


Se acerca tu día, el día en que te enfrentarás a los 42 kilómetros 195 metros, aquí un listado de las cosas que debes saber antes de correr un maratón.

Correr un maratón es una cosa única que pocos consiguen. Cuando tenía alrededor de 26 años, leí una maravillosa crónica en una revista sobre un hombre que había corrido el maratón de Chicago con varios amigos. El remate de aquella aventura era contundente: sólo el 1% de la población mundial corre, alguna vez en su vida, un maratón (Sí, ya sé que en el arranque parece que todo el mundo está ahí, pero no).

Por supuesto que después de leer aquello pensé: ¡yo quiero pertenecer a ESE selecto 1% mudial!, pero en el fondo le tenía respeto a la distancia así que estaba segura de que lo que necesitaba para comenzar era un entrenador, no es lo mismo salir a correr por tu cuenta 5 kilómetros que emprender 42 ¿no creen?

Pasaron varios años antes de que me decidiera a que era el momento, tenía 30 años y ya llevaba 10 en el mundo del running, entonces conocí al editor de la revista Club de corredores que me invitó a entrar al equipo VO2 máx, al que hasta le momento pertenezco. Una de las características principales y más importantes de este equipo de corredores es que su líder, Adrián Sánchez  quien es un entrenador especializado en correr, un verdadero PROFESIONAL con muchos cursos en su haber, incluso internacionales. Así que ser entrenado por él no sólo es un honor, sino la garantía de salud y bienestar.

Pues bueno, cuando le dije que quería hacer un maratón me dijo: NO. Me pidió esperar por lo menos 2 años dentro del grupo para hacerlo. Y como si 10 no hubieran sido suficiente espera, decidí ignorarlo y hacer el Maratón de la Ciudad de México sin su permiso y gracias a ello me llevé una valiosísima lección sobre lo que significa correr un maratón por que la sufrí ¡en serio! Muchos corredores que lean esto me dirán: “un entrenador es lo de menos” e incluso tendrán mil razones para refutarme, yo sólo hablo de mi experiencia y de lo que me dejó. Estas son algunas cosas que yo debí saber antes de correr un maratón y probablemente haya quien deba saberlas también.

Prepárate, en serio, prepárate. Correr 42 kilómetros requiere un trabajo arduo para el cuerpo y para la mente y lo único que podrá ayudarte mientras corres es estar preparado. Para ello mi consejo es: busca un entrenador certificado, sólo él estará en posición de darte una carga de trabajo adecuada para tu organismo que paulatinamente prepare tus músculos para el trabajo que va a realizar. Si vas iniciando en el mundo del running lo mínimo que necesitas son cuatro meses (siempre y cuando lleves un buen programa de entrenamiento), si corres con frecuencia, un plan de entrenamiento de tres meses será suficiente.

Evita bajar entrenamientos de Internet. Puede que sirvan, pero puede que no y no tienes por qué arriesgarte. Esto de correr es como tener gripa: a tu hermano podrá irle super bien con X medicamento y a ti no, así que ¿para qué automedicarte? Suena tentador, es cierto, pero debes saber que esos entrenamientos no están hechos para todas las personas pues tenemos capacidades diferentes. Yo misma sucumbí ante estos entrenamientos y ahora que llevo uno personalizado, veo la enorme diferencia.

Escucha a tu cuerpo. Yo no lo sabía, pero ahora me queda clarísimo: un buen entrenamiento no sólo prepara los músculos para las largas distancias, sino también tus órganos internos para que hagan un trabajo metabólico que permita el intercambio adecuado de glucosa, oxígeno y un sin fin de sustancias mientras vas corriendo, también prepara tus huesos y tendones para que sean lo suficientemente fuertes para cargar tu peso sin lesionarse y eso toma algo de tiempo. El consejo de mi coach es: entrena por lo menos 2 años antes de decidirte por la distancia reina. Créeme te irá mejor, terminarás sin lesiones y feliz. Por supuesto si tienes una lesión como dolor en las rodillas, fascitis, dolor en el tendón de Aquiles, o tirones, lo mejor es no correr, así evitarás alejarte del deporte unos meses. Escucha a tu cuerpo, él es sabio.

Aguas con pasarte de las distancias largas. No querrás llegar al Maratón exhausto ¿o sí? Lo máximo que debes correr son 30 o 32 kilómetros, nunca los 42 y esto tendría que ocurrir paulatinamente. Los últimos fines de semana antes de tu ruta serán los más cansados.

Haz cuestas. Aunque la ruta sea en plano, las cuestas son un excelente entrenamiento pues en realidad se trata de hacer fuerza. Unas piernas fuertes serán de gran ayuda después del kilómetro 30. También incluye entrenamientos fraccionados para resistencia es decir correr rápido ciertos tramos y en trote otros, con e tiempo esto te permite sostener un ritmo de carrera menor y créeme querrás pasar menos tiempo corriendo.

Prueba los geles de glucosa antes de la prueba. He leído mucho sobre que no a todos los corredores les sientan bien los geles de glucosa, para saber si es tu caso deberás probarlos cuando realices tus distancias largas. De acuerdo a los fabricantes debes comer uno cada 10 kilómetros o cada hora, la verdad a mi no me funciona, en Medio maratón suelo comer uno y en Maratón llevo 3 por si acaso, más vale que sobre y no que falte. Un tip adicional: de nada sirve que te tomes el gel de un solo golpe, pues esto provoca una subida inmediata de glucosa que tu cuerpo compensará enviando insulina para bajarla (lo sé porque durante años trabajé con especialistas en glucosa) sin aprovechar sus beneficios, lo mejor es comerlo poco a poco alternando con sorbos de agua.

Prueba la ropa que usarás en la carrera. Si corres con la camiseta de tu equipo, es posible que la conozcas de maravilla, sepas si te roza o no, pero si mandaste a hacer una camiseta para el gran día, te recomiendo usarla un par de entrenamientos largos antes, así sabrás dónde usar vaselina. Mi consejo: no uses la playera del evento, mejor gánatela enfrentando a esos 42.195, cuando te la pongas, te sentirás icreíble.

Haz yoga o meditación. A mi me funciona para preparar la mente, dirás ¿pero qué mayor confianza que haber entrenado? Y es cierto, pero los nervios son traicioneros. El yoga y la meditación te ayudan a concentrarte en tu cuerpo, en tu respiración, en tu centro y a educar tu mente y esa vocecita interior que a veces es buena y otras muy molesta. Mientras realizas las posturas o meditas puedes visualizarte corriendo y entrando a la meta en perfectas condiciones. Entrena a tu mente para darle el punch necesario a tu cuerpo cuando te enfrentes con “la pared” créeme, sí existe.

Un día antes y el día del maratón

Prepara tus cosas. Los nervios en la mañana bloquearán tu mente haciendo que algo importante se quede en casa, por ello un día antes prepara lo que necesitas: playera, licras o short, número y chip de competidor, geles de glucosa, papel de baño, llaves, tenis y la muda de ropa para finalizar la carrera.

Duerme, si puedes. Es importante que te vayas a la cama temprano, por lo cual debes cenar ligero y nada fuera de tu alimentación habitual, para evitar que te caiga pesada la comida. Dormir bien te permitirá rendir al máximo, pero te aseguro que estarás tan nervioso y ansioso que despertarás varias veces creyendo que ya es la hora de irte .

Ponte vaselina. ¡Y no escatimes! Una buena porción de este ungüento te salvará de ir sufriendo los últimos kilómetros. Créeme, después de correr el maratón notarás que hay zonas que se rozan ¡que no tenías ni idea! Lo mejor es ponerte en donde tocan las costuras de tu camiseta, las costuras del short, en la entrepierna y los pezones, de hecho deberías considerar ponerte protectores en esta zona, sobre todo si eres hombre.

Usa bloqueador solar. No importa si está nublado, usa protector solar, pasarás un buen rato expuesto a los rayos del sol y no quieres terminar con los hombros y la cara ardiendo.

Desayuna. Correrás 42 kilómetros así que deberás llevar algo de energía. Come lo que comúnmente: una barra energética, una fruta, un pan con crema de cacahuate, o lo que tú habitualmente ingieres antes de una carrera,  sólo evita los lácteos que son de difícil digestión y no querrás llevar algo tan pesado en el estómago.

Ve al baño antes de salir de casa. La verdad es que aunque hay baños móviles en la salida y durante la ruta, no hay nada peor que hacer un fila de 30 minutos para entrar al baño antes del disparo de salida o parar durante la ruta para entrar a un sanirent.

Empieza despacio. No corres prisa ¿o sí? Durante la salida puede haber demasiados corredores y podrás tener la tentación de querer rebasarlos y correr en zigzag. Esto es innecesario, correrás 42 kilómetros, así que no debes cansarte en los primeros kilómetros. Sólo lleva tu ritmo.

Disfruta. ¡Estás corriendo un Maratón! Eres único, te animaste, te entrenaste y estás ahí recibiendo la energía de todas esas personas durante la carrera, no hay nada mejor que eso. Un tip: no lleves audífonos, disfruta la ruta, los gritos, la música, las palmadas dándote ánimo. Cada maratón es diferente y bien vale la pena vivirlo con todos los sentidos. Yo corría con música hasta que descubrí que por ahí del 21, ya no escuchaba la música y  me perdía de lago realmente increíble.

Cuando quieras parar, sigue. Te sentirás cansado, querrás parar, tus piernas te dirán que no pueden más, pero tú tienes una mente poderosa y una alma indomable, no llegaste hasta ahí para caminar ¿o sí?

Abre los bazos. Allá a lo lejos está el arco de meta, tu objetivo, por el que trabajaste arduamente 3 o 4 meses, por el que sacrificaste fiestas, reuniones, domingos de levantarte tarde. No sólo te acercas tras 42 kilómetros 195 metros, sino que atrás, vienen contigo, las carreras largas, las cuestas, los cambios de ritmo, la familia que no dejó de pensarte un sólo minuto ( ni tú a ellos). Esta es TU historia y tú eres el protagonista, así que grita los últimos metros, dile a la porra que te apoye, aprieta el paso, llora, toma las manos de la gente que se agolpa a los costados de la ruta y finalmente abre tus brazos y sonríe.

¡¡¡Felicidades!!! Después de hoy, jamás volverás a ser el mismo.

Cosas que debes saber antes de correr un maratón

¿Quieres leer mi crónica del Maratón de la Ciudad de México?

Acá va:

Maratón: la fiesta grande, que cambia vidas
¿Qué significa correr un maratón más allá de los 42.195?


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario