¿Cuál es la postura correcta para correr?


Si bien cada corredor se adapta de alguna forma a su propia forma de correr, sí existe una postura correcta para correr. Aquí te decimos algunas pautas para que mejores tu postura y evites lesiones.
Correr es un ejercicio que puede hacer cualquier persona con tan sólo la disposición de hacerlo, también es cierto que, como se trata de casi un ejercicio natural, nadie nos enseña la postura correcta para correr o la forma adecuada de hacerlo. Esto a la larga puede provocar lesiones en los corredores. Ahora bien, existen ciertas pautas que puedes llevar a cabo, sin perder tu forma natural de ejercitarte.

Para correr no necesitas de ningún tipo de lugar especial para practicarlo: basta ropa cómoda, tenis y abrir la puerta de tu casa para descubrir un gym tan basto y lleno de vertientes que es absolutamente imposible (si le das dinamismo) que te aburras de correr.

Tiene un sinfín de beneficios pues te da condición, trabaja los principales y más grandes músculos del cuerpo: glúteos, cuádriceps, espalda y abdomen; es liberador, quita el estrés, hace feliz y relaja la mente. Ante todos esos buenos beneficios existe un inconveniente: correr sin la postura adecuada pues a la larga puede llevarte a lesionarte.

Aprender la técnica te permitirá correr de la manera más eficaz, lo que te ayudará a avanzar más con menos dificultad, pero sobre todo, evitar lesiones.

1.- Mira hacia el frente. Tu barbilla debe apuntar hacia el frente, no hacia abajo, para ello es necesario que corras mirando al frente, no con la cabeza agachada. Tu mirada debe estar dirigida a unos 15 centímetros adelante de donde vas pisando, eso te permite conocer el camino y te obliga a llevar la cara levantada y el cuello recto. ¿Por qué es la postura correcta? Porque ayuda a tus pulmones a tomar más aire, al agachar la cabeza, doblas el tronco y eso dificulta tu respiración.

2.- Braceo. El movimiento natural del braceo te permite mantener un buen balance del cuerpo. No fuerces la postura, tus brazos deben ir relajados y cómodos. Cuando inicies a correr observa que tus brazos deben llevar un ángulo de 90 grados, sin embargo, al ir corriendo notarás que uno irá a 90 grados y el otro a 45. Es el braceo natural.

3.- Pies. Intenta despegar del piso el pie de apoyo lo más rápido posible para que tu desplazamiento sea más rápido, continuo y eficiente. Por eso trata de caer con la punta y evita azotar en el suelo toda la planta del pie.

4.- Tronco. Enderézate, para ello, pon la espalda recta, contrae el abdomen y saca un poco la cadera. No dejes que tu tronco vaya encorvado o más adelante que tu pierna de apoyo, esto además de hacer fricción con el aire puede lastimar tu espalda baja.

5.- Rodillas. Trata de mantener tu rodilla adelante del pie al momento de dar el paso. Cuando vayas en pendientes, recuerda subir tus rodillas un poco más, da pasos cortos y cae sobre tus puntas. Esto te ayuda a subir mejor sin cansarte tanto.

Para mejorar tu postura al correr es necesario que realices ciertos ejercicios que no te tomen mucho tiempo. Estos son: andar con los talones, andar con las puntillas, desplazamientos laterales, skipping con rodillas al pecho y skipping con talones al glúteo. Hazlos en un terreno llano y blando, sobre una distancia de unos 25-30 metros. Realiza estos ejercicios de 2 a 3 veces a la semana.

Adaptado del libro The triathlete´s guide to Run Training, de Ken Mierke.


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario