Dónde correr: El Desierto de los Leones


Por Mariana Fonteboa
TT @Barbie_runner

En la carretera México- Toluca se encuentra el Desierto de los Leones, uno de los parques nacionales con los que cuenta la Ciudad de México y el cual es ideal para practicar deporte, sobre todo correr, pues cuenta con mil 866 hectáreas de áreas verdes por las que puedes hacer cualquier ruta de forma segura.

Es un lugar ideal para correr durante todo el año, pues su clima aunque es frío y húmedo permite la realización de deporte sin poner en riego la salud. El bosque tiene árboles como oyamel, fresno, encino, entre otros y por si fuera poco, si tienes suerte podrás ver una gran variedad de mamíferos tlacuaches, conejos, mapaches, coyotes, zorros grises, venados de cola blanca, halcones, pájaros carpintero, murciélagos, etc.

Tiene un altura de 2700 msnm lo que convierte al Desierto de los Leones en un lugar ideal para entrenar largas distancias en altitud lo que está comprobado que da mejores resultados en las competencias de larga duración.

Dónde correr: El Desierto de los Leones

Uno de los caminos cercanos al Convento del Desierto de los Leones

¿Cómo llegar al Desierto de los Leones?

Si vas en coche, sube por Avenida de las Palmas o Constituyentes hasta tomar la Carretera México-Toluca o por Insurgentes Sur, San Ángel hasta tomar el Antiguo Camino al Desierto de los Leones. Si vas en transporte público, ve al metro Barranca del muerto y toma un camión hacia Santa Rosa, tu destino es la última parada, de ahí tomas un taxi.

El Bosque en el Desierto de los leones es tan amplio que existen diversas rutas que puede explorar:

Cruz Blanca. Es la más conocida tanto por corredores como por ciclistas. La ruta comienza justo arriba del estacionamiento que está frente a los puestos de quesadillas. La vas a ubicar perfectamente porque hay una pluma amarilla que indica el paso.

Dónde correr: El Desierto de los Leones

Se trata de un recorrido más o menos fácil. Primero subes por un empedrado que retará tus rodillas y pasarás un riachuelo donde los ciclistas se sientan a descansar. La mayor parte del recorrido es con una pendiente amable. Pero llegando a los 3300 msnm, la pendiente cambia. Por este camino podrás llegar a otra ruta conocida como La Pila, pero ojo, detente antes de llegar y regresa, pues La Pila se ha convertido en un lugar donde suelen asaltar corredores.

Convento. Aunque llegar al convento por la carretera es muy fácil, lo mejor es intentarlo por el bosque. Hay dos formas de llegar. Estaciona tu auto en uno de los aparcamientos que están cerca de los Bomberos, en la zona de restaurantes, de ahí puedes subir corriendo con cuidado por la carretera, pegándote a la izquierda. Subirás un kilómetro y encontrarás una entrada que conduce a un camino de terracería.

Dónde correr: El Desierto de los Leones

En época de lluvias el río es un poco más caudaloso.

Sigue por ese camino, es muy seguro, transitado y hasta cierto punto goza de señalización. La otra forma de llegar es por un camino que está escondido en el estacionamiento de abajo. La ruta es empedrada por lo que necesitarás ir con mucho cuidado. Bajarás un buen tramo hasta encontrarte con una caballa pequeña. Ahí hay un camino escondido muy estrecho, puedes tomar por ahí hacia arriba y llegarás a la vereda amplia de la primera ruta. Después de correr un rato encontrarás un árbol en medio del camino, ahí deberás tomar la vereda hacia la izquierda hasta bajar al río que deberás cruzar para seguir ascendiendo hacia el convento. Es una de las rutas más hermosas, pues verás paisajes increíbles.

La parturienta. Es una ruta poco conocida y muy demandante, es ideal para trabajar fuerza, pero la recomiendo para corredores experimentados. Para acceder a ella debes seguir la ruta del convento y una vez que llegues al río, debes cruzarlo. Tomarás el camino hacia la derecha, es una pendiente pronunciada. Una vez arriba, toma hacia la izquierda y sigue subiendo, mientras más corras, más rápido te darás cuenta del por qué le dicen la parturienta.

Dónde correr: El Desierto de los Leones

Pequeña Cabaña en el Desierto de los Leones

Ermita Desierto de los Leones. El asenso comienza en el Convento del Desierto de los Leones y termina en la Ermita en la cima de la montaña, desde donde se puede admirar la zona de Santa Fe a lo lejos y las nueves muy por debajo del nivel de la montaña, es una ruta complicada y demandante para tus rodillas, pero los paisajes valdrán la pena.

Una vez que termines tu entrenamiento puedes disfrutar de un rico desayuno. En la zona sirven desde las clásicas quesadillas hasta sopa de hongos o de médula. También puedes disfrutar de un rico café de olla y pan de elote como nunca antes lo habías probado.

También puedes darte una vuelta por el Convento, que encierra una buena parte de la historia de nuestra Ciudad. Es un lugar hermoso en donde existen diversos recorridos; sin duda un referente obligado para quienes vivimos o visitamos la Ciudad de México.


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario