Mi motivación para correr el Maratón de Monterrey


Por: Mariana Fonteboa
TT: @Barbie_runner

Para agosto pensaba correr el el Maratón de la Ciudad de México. Se cumplían exactamente 7 años de mi primer maratón (que justo fue ese) y quería dedicárselo a mi mamá quien me había acompañado aquella tarde de septiembre de 2010 a verme cruzar la meta. 

Pero este 2017 era imposible que pudiera correrlo, no tenía ganas de entrenar y aún me sentía muy triste (de hecho aún me siento triste) por la muerte de mi mamá. Pero a finales de agosto, casi fui obligada por mi Coach, Adrián Sánchez -líder de los Vo2 máx- y mis compañeros de equipo para inscribirme al Maratón de Monterrey. En realidad iba a ir de todas formas así que “por qué no correrlo también”.

Con las inscripciones agotadas tenía que hacerlo como corredor de valor; es decir, donando un dinero a alguna asociación civil. Entré a la página del Maratón de Monterrey y leí sobre cada una, me interesé, al final, por los bomberos de Nuevo León y hablé para pedir informes. El costo era de mil pesos, 500 de los cuales, irían directamente a los Bomberos. Durante esa charla supe que el maratón se llevaría a cabo el 10 de diciembre, el día en que mi mamá cumpliría 78 años… entonces la vida me regaló un MOTIVO.

Motivación para correr, Maratón de Monterrey

Kilómetro 4.5 del Maratón de Monterrey. Conocí a Vic, un corredor de Zacatecas que me dijo “ve un kilómetro a la vez”.

Escribí para la Revista Interjet un artículo sobre Motivación -léanme en diciembre- en el hablo de como tener un propósito o un motivo nos empuja a seguir viviendo. Y que no importa cuál sea esta razón (puede ser casi cualquier cosa), siempre y cuando venga de lo más profundo de tu ser.

Yo sentía que sin mi mamá ya no tenía un por qué seguir aquí. Aunque no teníamos la mejor relación (no siempre fue así), mi madre y yo éramos un equipo, haciendo lo mejor que podíamos para salir adelante: compartíamos los gastos de una casa -que bien podría ser un elefante blanco-, las idas al mercado, las comidas de domingo, los días de súper (no saben cómo extraño ir al súper con ella). Yo sabía que aunque nos peleáramos, ella estaba ahí al regresar del trabajo para escucharme, para darme un consejo, para decir que sí y que no, para cenar conmigo y ver la tele… uno de esos programas de concursos que tanto le gustaban.

Sin eso me encontré sola en la vida, dejé de tener un MOTIVO… no encontraba sentido a mi estancia en el planeta, así que me deprimí… y mucho. Seguí en automático porque no quedaba de otra, ni siquiera sé cómo es que llegué hasta aquí sin ella. Pero después de esa llamada a finales de agosto decidí que mi motivo era correr ese maratón para festejarla, para darle el tributo de meses de entrenamiento y de kilómetros de alegría sí, pero también de esfuerzo y hasta llanto, porque corriendo he encontrado no sólo una forma de aprendizaje –correr es una metáfora de la vida– sino también una manera de hacerle honor a algo que mi mamá hizo toda la vida: NO RENDIRSE, seguir adelante, con fuerza y con fe a pesar de las circunstancias adversas (que miren que fueron muuuuuchas), caerse y levantarse. Mi mamá decía mucho una frase “el hambre me tira y el orgullo me levanta”, de todas las cosas que decía, puedo apostar que esta es la que mejor la describe.

Motivación para correr el Maratón de monterrey

Desde que supe que correría, sabía que esta frase me acompañaría en el trayecto.

Yo la vi muchas veces reponerse de las peores cosas con un carácter y entereza admirables. Era una mujer fuerte y poderosa en toda la extensión de ambas palabras; así que por eso quería correr el Maratón de Monterrey, para mostrarle que yo puedo ser como ella: una mujer valiente.

Con ese propósito todo se alineó: gané una inscripción gratis al Maratón -sí, al final ya no fui corredora de valor-, hablé por teléfono ni más ni menos que con Rubén Romero, uno de los periodistas que más sabe de correr en México, conseguí el hospedaje gracias a Marco, Editor de Revista Interjet y en el último momento me llegó un pago para poder comprar el boleto de avión. Estaba hecho, yo correría el Maratón de Monterrey.

Esta es la prueba mas fehaciente que he tenido de que, cuando deseas algo con verdadero ahínco, la vida te ayuda a conseguirlo.

En sus últimos días, una ocasión mi madre me dijo que había soñado que corría conmigo y se sentía muy bien, muy ligera. Ahora lo hace, lo hizo el domingo 10 de diciembre. Del 30 al 42 fue su carrera. Gracias por acompañarme desde el cielo.

Con Rubèn Romero, el periodista que más sabe de correr en México. Un honor haber podido estrechar su mano.

Con Rubén Romero, el periodista que más sabe de correr en México. Un honor haber podido estrechar su mano.

 


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario