¿Por qué deberías cuidar tus pies?


Por Mariana Fonteboa
TT @Baribie_runner

Tus pies, son una obra de ingeniería que te sostiene, una red de músculos, tendones y ligamentos te mueven, te soportan y te mantienen en pie durante toda tu vida. Te presentamos las razones del por qué deberías cuidar tus pies.

Un solo paso y tus pies ponen en movimiento 26 huesos y 9 músculos coordinados y conectados de tal forma que cada grupo sabe exactamente hacia dónde dirigirse. Un número importante de tendones conectan los músculos con los huesos, y las articulaciones y los ligamentos mantienen los tendones en su lugar y estabilizan las articulaciones.

Tus pies son la única parte del cuerpo que tiene contacto con el suelo cuando estás de pie y, por tanto, soportan todos y cada uno de los kilos que pesas. Cuando corres, en cada pie recae el triple de ese peso, siempre constante. Son, sin duda, una máquina perfecta que te pone en movimiento.

Este vehículo ingenioso, que no te ha costado un solo peso, tiene distintas funciones:

  • Actúa como amortiguadores.
  • Ayuda a mantener el equilibrio sobre superficies desiguales.
  • Provee de la propulsión, elasticidad y flexibilidad necesarias para caminar, saltar y correr.

Así es tu pie por dentro

Cada uno de tus pies cuenta con 26 huesos que están divididos en tres partes: pie delantero, pie medio y pie trasero. El pie delantero se compone de cinco huesos denominados metatarsos y 14 llamados falanges. Los primeros forman una especie de puente entre tus dedos y el pie medio, lo cual permite que tu pie se extienda cuando te paras. Cada hueso tiene una parte redondeada llamada cabeza metatarsal, que forma la planta del pie y soporta el peso del cuerpo. Las falanges son los huesos de los dedos.

El pie medio se compone de cinco huesos llamados tarsos y el pie trasero tiene dos más y el hueso del tobillo, el cual está conectado con los dos huesos largos de la pierna inferior, que forman la articulación que permite que tu pie se mueva de arriba hacia abajo. Un movimiento simple, ¿verdad?

El doctor José Hilario Hernández Pineda, miembro de la Asociación Mexicana de Quiropedistas y Podiatras, asegura que “los pies son los cimientos de nuestro organismo”. Y va más allá: “El pie es una obra de ingeniería que sostiene al hombre”.

Cimientos hidráulicos que debes cuidar

Todos debemos tener unos pies saludables. A consideración de Hernández, si nuestros pies están mal, todo nuestro organismo lo va a estar también. Sin embargo, son la parte olvidada y poco cuidada por los corredores.

Uno de los errores más frecuentes es el uso del calzado. Se sabe que 80% de los problemas de los pies son causados por los zapatos, los cuales favorecen la aparición de callos (por el uso de tacones en las mujeres), las uñas enterradas, las ampollas e incluso malformaciones en las cabezas metatarsales, sin contar las infecciones por hongos o el pie de atleta.

Para cuidar tus pies, es necesario que vayas mucho más allá de comprarte unos tenis de acuerdo con tu pisada. Aquí hay algunos consejos:

• Lávalos a diario. Mantener una buen higiene es fundamental para evitar infecciones.

• Sécalos perfectamente. Antes de colocarte los calcetines, seca tus pies perfectamente. Pon especial atención entre tus dedos, ya que ahí se puede guardar humedad y, por ende, proliferación de hongos.

• Mantenlos hidratados. El talón es la zona del pie que más hidratación necesita. Para evitar grietas, aplica la crema hidratante adecuada según el estado de tu piel.

• Utiliza calcetines de algodón. Es recomendable evitar las fibras sintéticas.

• Corta tus uñas regularmente. Debes evitar las uñas enterradas y casos de posibles patologías ungueales. No compartas tu cortaúñas, pues podrían transmitirse enfermedades.

• Presta atención a tu calzado. De la misma manera en que, como corredor, eres cuidadoso al elegir tus tenis, también debes serlo cuando elijas tus demás zapatos. Prefiere aquellos que sean cómodos y flexibles y que tengan una anchura adecuada para tu pie. Así evitarás rozaduras y la aparición de ampollas.

Spa para tus cuidar tus pies

A todos nos ha pasado: llegamos del trabajo cansadísimos y con los pies hechos pomada. Caminamos, corrimos, subimos escaleras y un sinfín de actividades que nos llevan a desear un buen masaje relajante. Puedes hacerlo tú mismo con estos consejos:

• Lava tus pies y sécalos. Calienta con tus manos algún aceite relajante y comienza a dar masaje en tus pies. Sitúa tus pulgares en el talón y aplica presión hacia la planta, el arco y posteriormente deslízate con movimientos cortos hacia tus dedos.

• Concéntrate en el talón, pues es la parte que más peso sostiene. La presión debe ser suave para no lastimarte.

• Masajea la parte de arriba de tus pies y ve bajando hacia los dedos. Coloca los dedos de tus manos entre los de tus pies y da masaje de arriba abajo.

• Coloca las dos manos en un pie, con el pulgar por encima y el resto de los dedos por debajo de la planta. Alterna la presión entre una mano y la otra, aplicando fuerza mediante el deslizamiento de los dedos de la mano hacia los de los pies, como si estuvieras ordeñando.

¿Sabías que…?
• 10 mil pasos al día es lo que una persona debe caminar para estar saludable.
• Lo que caminamos en nuestra vida equivale a dar tres vueltas a la tierra.


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.

Dejar un Comentario