Prueba de Cooper: 12 minutos que revelan el estado físico

Debe realizarse en una pista de atletismo

Una sencilla prueba en una pista de atletismo puede revelar el estado de tu cuerpo, su condición física. ¿Ya te la realizaste? Es indispensable para planear tus entrenamientos. Checa la info.

El sábado 1 de diciembre, Adrián, nuestro entrenador, nos pidió que estuviéramos en la Pista de Atletismo para nuestro examen final. Se trataba de la prueba de Cooper, un test de exigencia, donde hay que recorrer la mayor distancia posible en tan sólo 12 minutos, obviamente con el mayor esfuerzo para recorrer la distancia más larga.

El test de Cooper pone a prueba la capacidad física, respiratoria y cardiovascular de la persona, hasta llevarla a un punto cercano al agotamiento.

La intención de la prueba, según lo comentó Adrián, era saber exactamente cómo habíamos cerrado la temporada (ya estamos a punto de terminar) y saber con exactitud cómo anda nuestro cuerpo para programar el trabajo para el próximo año.

Con este test, además, se calcula el Vo2Max, la cantidad máxima de oxígeno que el organismo puede absorber, transportar y consumir por unidad de tiempo determinado, es decir, el máximo volumen de oxígeno en la sangre que nuestro organismo puede transportar y metabolizar y que revela nuestra capacidad aeróbica. Cuanto mayor sea el Vo2Max, mayor será la capacidad cardiovascular de una persona.

12 minutos a toda capacidad

Correr 12 minutos parecería cosa simple, para aquellos acostumbrados a correr diariamente más de 5 o 10 kilómetros. O para quienes corren un par o más de Maratones al año. Sin embargo, no es tan simple.

Al principio, cuando me comentaron de lo que se trataba el examen, yo pensé justo eso, “correr 12 minutos, ¡qué facilito!” pero ya para cuando Adrián explicó la naturaleza de la prueba me puse nerviosa.

El primer bloque apunto de ser evaluado

“Hay que correr a la máxima capacidad” nos dijo y nos dividió en tres grupos dependiendo de nuestra capacidad física. En el primer grupo estaba yo. De entrada, eso me asustó, ya que al no conocer lo que haría, me daba miedo comenzar.

Primero, antes de la prueba, y cómo se aconseja, estiramos y calentamos de maravilla y una vez que el primer grupo estuvo listo, nos colocamos en el punto de salida de la pista.

Cada uno de los participantes tenía que ser evaluado por un compañero, quien tendría que estar al pendiente del número de vueltas que diéramos a la pista y el tiempo exacto en que dábamos cada una. A mí me evaluó Mauricio, el Titán del asfalto. Su tarea era simple: el Coach nos iba a dar el “disparo de salida” y comenzaríamos a correr; cada que diéramos una vuelta a la pista, él le diría a los evaluadores el tiempo en que la habíamos logrado para que éstos lo apuntaran en una hoja. Luego al finalizar la prueba, el evaluador se acercaría hasta donde hubiéramos llegado para preguntarnos el número de pulsaciones que habíamos alcanzado y cada 30 segundos, el número de pulsaciones que registrábamos para conocer nuestra recuperación.

Comienza la prueba

Tras el estiramiento, el calentamiento y las instrucciones, Adrián nos pidió a los del primer grupo colocarnos en posición y dio el “disparo de salida”. Inmediatamente nos pusimos a correr. Yo apreté un poco el paso y me coloqué al frente, pero decidí bajar el ritmo, iban a ser 12 minutos corriendo y no podría aguantar el paso si comenzaba rápido. Así que tras el acomodo del “pelotón” quedé en medio. Dimos la primer vuelta, que yo marqué en 1:53, ¡nada mal! Seguimos a ese ritmo. Uno de los compañeros se había adelantado demasiado y los demás estábamos en una especie de caravana que nos hacía mantenernos juntos con la facilidad de que otro nos jalaba. Yo iba atrás de una chica de 14 años que comenzó a entrenar con el grupo. En la tercera vuelta, se le desamarró la agujeta y me preocupé un poco ya que podría caer, pero ella apretó el paso y me dejó atrás de Karen, una chica de 15 años.

Delante de nostras iba Susana. Más o menos las vueltas las marcamos antes de los 2 minutos. Cada que pasábamos donde se encontraban todos, escuchábamos los gritos de apoyo. Justo cuando habíamos corrido la quinta vuelta y ya cercanas a los 12 minutos, yo apreté el paso, pero Karen hizo el jalón mucho más duro, por lo que quedé detrás e intentando darle alcance. Íbamos quejándonos cuando tomamos la curva de la pista. Ahí intenté con todas mis fuerzas ir al ritmo de esta chica. Se separó bastante, pero estaba decidida a no dejarla ir sola. La verdad es que comencé a sentir una opresión en el pecho, una sensación extraña que nunca había sentido. Estaba corriendo al límite de mis capacidades y era raro, porque nunca llego tan arriba.

Karen me sacó unos 50 metros y justo cuando llegamos a donde habíamos comenzado al prueba, se agotó el tiempo. Yo di, si acaso dos pasos más, pero en realidad sólo le di 6 vueltas a la pista en 12 minutos, lo que es un total de 2, 400 metros. ¡nada mal!

Una vez que crucé “la meta” Mau se acercó y me dijo “¿cuántas pulsaciones alcanzaste?” Miré el reloj: “180” contesté. ¿qué se siente correr a 180 pulsaciones por minuto?, me preguntó. Continué caminando para recuperarme y cada 30 segundos, reporté las pulsaciones que marcaba. Fue rápido volver a mis pulsaciones normales. Una característica que, me han dicho, revela la buena condición física.

Tras terminar la prueba, tomar agua y estirar, hubo que hacer la prueba al segundo grupo y posteriormente el tercero, en el cual yo fui evaluadora de Charly, uno de mis corredores consentidos. Él dio 8 vueltas y 300 metros a la pista, lo que da un total de 3, 500 metros ¡casi 4 kilómetros y no fue el más rápido. El más rápido fue George que sí completó las 9 vueltas. ¡Muy impresionante!

Bueno, que tras la prueba de Cooper vendrán otras que revelarán nuestro estado de salud y la forma en que debemos trabajar para nuestros objetivos en el 2013. Yo me quiero concentrar en bajar mis tiempos. He logrado bastante en estos 3 meses de entrenamiento con Vo2Max, pero me entusiasma la idea de poder hacerlo mejor. Así que seguramente, el siguiente año no habrá Maratón, pero si varios Medios.

Y después de la prueba, los Vo2Max asistentes, nos tomamos la foto oficial del cierre de temporada:

Equipo Vo2Max con sus medallas y trofeos ganados

Consideraciones sobre la prueba de Cooper

  •  Fue diseñada en 1968 por el doctor Kenneth H. Cooper y actualmente es usado para averiguar el estado de físico de cualquier persona.
  • Mide la resistencia aeróbica, en otras palabras, con este test, podemos medir la capacidad del cuerpo para hacer esfuerzos de larga duración
  • Para realizar el test de Cooper es necesario estar en perfecta salud, ya que se va a llevar al cuerpo al máximo punto de exigencia física y por ende a un máximo punto la respiración, la circulación sanguínea y el ritmo cardiaco. No debe realizarse si se fuma o si existen indicios de enfermedad cardiaca
  • El test de Cooper no es un entrenamiento, y por tanto lo mejor será no realizarlo con demasiada frecuencia.

¿Qué se necesita para realizar el Test?

  • Tener tiempo entrenando
  • No padecer enfermedad cardiaca, obesidad, hipertensión o sobrepeso. No consumir cigarros
  • Pista de atletismo
  • Cronómetro
  • Alguien que registe los resultados

El test de Cooper puede arrojar resultados como: condición física muy mala, mala, regular, buena y excelente. Si te has realizado una prueba así, checa tus resultados:

One Response to Prueba de Cooper: 12 minutos que revelan el estado físico

  1. BlackVera dice:

    Excelente información, yo acabo de hacerla y logré correr 2900 metros, fue muy difícil pero según los resultados, es perfecto para mi edad!!! Gracias!!!

Deja un comentario