¿Qué es un Maratón? ¡Conoce más! 3


Más allá de los 42 kilómetros 195 metros, el Maratón es una prueba de temple, de trabajo mental, de esperanza. Al menos es lo que opina esta corredora. Chequen la nota.

Este año correré mi segundo maratón. Lo confieso, cuando inicié esta loca aventura del running, jamás imaginé que un día me diría: “Mariana, corre un maratón” y ahora voy por el segundo.

Y es que un día leí una maravillosa crónica, en una revista, de un hombre que corrió Chicago y al terminar decía que sólo el 1% de la población del mundo, se enfrasca en esa aventura y me dije “yo tengo que estar ahí”. En ese entonces yo corría a lo mucho 5 o 10k en competencia, así que miré lejos la meta. Sin embargo, al cumplir 30, me dio una crisis. ¡Todo el mundo hace algo importante a los 30: casarse, tener hijos, hacer un viaje! Así que mi asunto importante se convirtió en un maratón. Me metí a un grupo de corredores, los Vo2Max, pero cuando le manifesté al entrenador mi intención dijo que no y de momento abandoné la idea, pero la verdad es que el impulso era una fuerza enorme gritando en mi interior, como si fuera el oleaje descontrolado de un mar embravecido, estaba dicho: a mis 30 correría mi primer maratón.

Me safé un poco del grupo con el que ya llevaba por lo menos 8 meses y entrené por mi cuenta, añadiendo distancias largas. Fher y Karen, mis amigos triatlonistas (que ese año correrían maratón) me dieron unos tips y gracias a ellos hice corridas de 27, 30 y hasta 32km. No había marcha atrás. Estaba lista.

Me inscribí un poco tarde, a unos días y la verdad es que el día previo me pasé diciendo a todo el mundo que iba a rajarme, pero esa fuerza descomunal de mi mar embravecido lo impidió y el domingo estaba yo, de pronto y sin saber cómo, formada en la fila para entrar a la salida de la competencia. Sí, escribí una crónica que no publiqué (lo haré más adelante) pero aquella experiencia me dejó mucho más que un tramo recorrido y un escrito hacia el final. Ahora, a casi 2 años de distancia y en medio del entrenamiento para llegar a mi meta, platiqué con mi amigo Pavel sobre lo que es un maratón y aquí les van mis consideraciones:

Correr para mí, lo es todo: un momento mágico lleno de música, pensamientos optimistas, esfuerzos y recompensas diarias. Competir en una justa es emocionante y divertido, porque te vences a ti mismo pero entrenar es como el día a día, lo que te lleva a la conquista. Entrenar para un maratón es increíble: pensar maratón, desayunar maratón, comer maratón, cenar maratón, soñar maratón. Dejar de ir a fiestas por un maratón, no tomar alcohol por un maratón, que te llamen aburrido por un maratón y correr y correr y ser libre. Eso es un entrenamiento para un maratón.

¡Pero un maratón es la vida! Cada carrera por pequeña que sea, es una probadita de vida: enfrentarte a ti mismo, retarte a ti mismo, vencerte a ti mismo, pero un maratón es una prueba increíble en donde al final, cuando cruzas la meta con los brazos abiertos te conoces un poquito más.

Son 4 horas hablando con tu mente (o el tiempo que cada quien realice), sintiendo tu corazón, fortaleciendo a tu espíritu. Son 42 kilómetros 195 metros de fuerza en las piernas, entereza en los brazos, mente poderosa, alma inspiradora y espíritu ¡¡¡¡invencible!!!!! Es estar frente a ti todo el tiempo y a la vez, estar apoyado en tus historias, en tu pasado, en tu presente, en tu futuro, en tus distintos YO´s, con la gente que te ama y que se cruza de pronto en tu pensamiento y te dice: “sigue, sigue” y tu dices: “¡claro, yo vine aquí a seguir y seguir y conquistar la meta!” y te escuchas a ti mismo diciéndote: “vamos, vamos, tú puedes, tú puedes más, más rápido” y observar como tu cuerpo se adapta a cada instante: cada célula, cada pedacito de ti, de todo tú, corriendo por tu sueño, dando lo mejor de sí, viviendo y vibrando junto con tu mente.

Y luego, ya cuando tu cuerpo lo dio todo, entonces entra tu mente y la escuchas: “no importa el cansancio, no te rindas” y le crees y le dices a tus brazos “muévanse” y le gritas a tus piernas “más rápido” y ¡¡vas más rápido!! De pronto te haces consciente de que has corrido 30 kilómetros y parece que llevas 5, tienes lo que llaman tu segundo aire.

Y luego cuando tu mente y tu segundo aire dicen “ no chiquito, hasta aquí llegaste”, entra tu espíritu y te dice “tú puedes lograr lo que tú quieras, conquistar cada sueño porque eres fuerte, eres grandioso, eres increíble” y le crees, le crees porque lo dice tan convencido, que entonces no importan los kilómetros que falten ni los 38 que ya llevas porque sólo piensas en el glorioso momento de subir los brazos y ser el ganador de ti mismo y tampoco importan los calambres, que no sientas las piernas, porque ya vas volando con tu espíritu y le crees, le crees todo lo que dice y hablas con Dios y le dices “quiero llegar” y él te responde, juro que lo hace y te dice: “¡¡¡¡claro!!!!, claro que llegarás y llegarás perfecto” y entonces cuando faltan unos cuantos metros y te haces consciente de que no vienes solo, de que hay gente gritándote para que sigas, de que te dicen lo mismo que tu mente y tu espíritu te dijeron mientras corrías, corres más rápido, das lo último, lo más grande, lo que ni sabías que tenías guardado y cruzas la meta como un verdadero campeón y entonces, sólo entonces, con esos 42k 195 metros a cuestas, con esas horas contigo mismo, con ese optimismo, con esos aplausos, las emociones afloran y eres distinto, ¡¡¡¡eres un héroe para ti!!!!

Esto sí es conquistar la gloria!!!!

Esto sí es conquistar la gloria!!!!

Al día siguiente, con el dolor a cuestas, que es bastante, te vas al trabajo feliz, radiante, como si te hubieras echado en el sillón todo el domingo, te sientes descansado porque tu mente está en paz, tu espíritu está fuerte y te juro que, aunque fue titánico dices: “¡claro! lo voy a volver a hacer”.

Mi amigo Joe dice que el futbol es una metáfora de la vida. Yo le digo que correr también lo es y que correr un maratón es la vida misma: Saber que te cansas de estar ahí, que quisieras botarlo todo, pero seguir porque el corazón te lo grita. Saber que no importa cuánto pueda faltar, hay que seguir; saber que los que te aman te esperan en la meta, te apoyan en el camino con alegría y emoción contenida. Entender que hay otros que quizá no conozcas y que no vuelvas a ver, que te ayudan a dar unos pasos, a conquistar un kilómetro y convencerte de que siempre, ¡Siempre! todo depende de ti, de tu mente, tu alma, tu corazón, tu espíritu y tu fortaleza.

Por eso sigo andando los caminos, porque en ellos está la vida.


Acerca de Mariana Fonteboa

Mariana Fonteboa es Periodista egresada de la UNAM. Se ha desempeñado como editora web para diversas publicaciones. Sus distancias favoritas son Medio Maratón y Maratón, con tiempos de 1:52 y 3:47 respectivamente. Actualmente se desempeña como jefa de contenidos y comunicación interna en Grupo GIN y en sus ratos libres es editora de este sitio.


Dejar un Comentario

3 Comentarios en “¿Qué es un Maratón? ¡Conoce más!

    • Mariana Fonteboa

      Hola Gaby!!!! qué padre que me escribas. Yo te recomiendo ampliamente que corras un Maratón. La verdad es que no soy la persona ideal para darte una guía o un plan de entrenamiento pues eso es algo muy personal. Lo que sí puedo recomendarte es que antes de decidirte cheques cómo andas de salud y luego te acerques a un entrenador. Yo tengo uno muy bueno que puede llevarte de la manita, porque cada cuerpo es diferente y cada corredor único. Cuando corras tu primer maratón, escríbeme, me encantará que me cuentes tu exeriencia.

  • Aurora Casasola

    Marisol tu cronica se me hace ante todo profesional por que en ella reflejas que no solo eres un deportista comun, a estas alturas por tu preparacion tu dedicacion y tu sentir por correr ya representan el penamiento de toda una ATLETA,no sabes como me emosione leyendo esto que tu narras porque muy pocas personas logran plasmar sus sentimiento como los tuyos al grado de imaginar que estas en ese maraton y que formas parte de la gente que te dice vamos vamos tu puedes, corre corre o como diriamos en americano “jala, jala”.
    Y te aseguro que eso de no ir fiestas no es reelevante fiestas hay por todos lados y acada rato(por cierto hay estadisticas que muestran que la gente malgasta su dinero en fiestas, es decir primero el jolgorio que sus neesidades basicas, pero alla ellos jajaja)
    Tu sigue creyendo en ti que no hace falta mas que eso, disfrutalo como siempre y no pares !!!CORRE CORRE!!!!